Atender y anticiparse a las necesidades de las personas mayores es uno de los principales objetivos de Cruz Roja. A través de sus diferentes proyectos y gracias al voluntariado, se trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas mayores, paliar la soledad, mantener su autonomía, ayudarles a conservar la ilusión por seguir aprendiendo y disfrutar de un envejecimiento activo y saludable.

 

Una de las actividades que se llevan a cabo son los talleres, donde se pretende que las personas identifiquen y pongan en marcha los cambios en su estilo de vida, hábitos y actitudes para disfrutar de una mayor calidad de vida durante la vejez.

 

Tal y como explica Marta, “aparte de todas las manualidades que hacemos que nos desarrollan la mente y la movilidad manual, pues casi somos un grupo de amigas, que venimos aquí pasamos una hora y media o dos, y estamos encantadas todas con este curso”. Y expresa como se siente gracias a los voluntarios y voluntarias que están siempre a su lado, “para mi es como vivir en otra segunda etapa, me alegro mucho de haber estado aquí, siempre con ellos, porque te tratan muy bien, y nos quitan todas las penas que tenemos”.

 

Otras iniciativas se destinan a fomentar la participación de las personas mayores para mejorar su red social, como el proyecto Enred@te, que a través de diferentes actividades une a las personas mayores que suelen vivir aisladas para que compartan experiencias, jueguen a las cartas o, sencillamente, hablen de sus cosas.

 

Porque es un hecho que las personas mayores son queridísimas en Cruz Roja, y nunca dejaran de serlo.

 

 

*Se han utilizado nombres ficticios para salvaguardar la identidad de las personas.