El informe sobre la vulnerabilidad de la infancia atendida por Cruz Roja identifica que la crisis ha supuesto un antes y un después en la vida de muchos niños y niñas, siendo el desempleo el mayor de los culpables. “Antes no me faltaba de nada, vivía en una casa grande con mis padres pero se petó la burbuja inmobiliaria y mi padre empezó a no estar estable, se hundió y ya todo fue mal”. 

 

Los niños y niñas manifiestan no tener dinero para vivir bien, algunos no realizan de forma regular las 3 comidas del día, muchos no tienen un dormitorio propio, otros no pueden ir al dentista, y pasan frío en casa. “Antes tenía mi propia habitación pero ahora vivimos con mis primos, somos siete y dormimos en la misma habitación, los más pequeños duermen con mis padres”. 

 

Sienten la escasez, los cambios en su forma de vida y lo notan en casa. Tal como explica Diego “siempre cenamos lo mismo, mi madre no tiene tiempo y falta dinero, así que hace lo que pilla. Tampoco tengo mucha ropa, siempre voy con la misma”. Existen privaciones y desigualdad entre los niños y las niñas, algunos han perdido la beca comedor y muchos no pueden realizar ninguna actividad extraescolar, tal como dice Diego “las excursiones son caras, yo no puedo ir a todas, es injusto”.

 

A nivel académico, muchos niños no están en el curso que les corresponde, existe violencia y acoso escolar, ello se traduce en muchos casos en aislamiento y soledad, en definitiva, en discriminación. Y desde Cruz Roja sabemos que sufrir la pobreza, la privación y la discriminación hoy, implica mayor riesgo de exclusión mañana. Por ello, con el programa de Promoción del Éxito Escolar, que atiende a más de 70.000 niños y niñas en todo el país, estamos a su lado, les ayudamos a superar barreras y a mejorar su relación con el entorno. 

 

Porque es un hecho, garantizando que todos tengan las mismas oportunidades y protegiendo sus derechos es como estos niños y niñas mañana serán adultos con una vida plena.

 

 

*Se han utilizado nombres ficticios para salvaguardar la identidad de las personas.