Tras una emergencia la coordinación y la rapidez son fundamentales para dar una respuesta ajustada a las necesidades y llegar cuanto antes a la zona del desastre para atender a la población.

 

Por ello, en cuanto existe un desastre en cualquier lugar del mundo, desde Cruz Roja se avisa a los responsables de emergencias, tal como explica Pablo, “todas las personas que han sido previamente formadas para las emergencias en los diferentes perfiles reciben un mensaje en su móvil que les avisa, a partir de entonces manifiestan sus disponibilidades y nosotros hacemos la selección de los diferentes equipos y del personal.”

 

Para cubrir el despliegue inmediato, Cruz Roja Española dispone de un Fondo de Ayuda para Emergencias que posibilita la movilización de equipos humanos y materiales y la compra de productos básicos para atender necesidades básicas, como por ejemplo, alimentos, kits de higiene y de cocina, lonas de plástico, mantas, techos de zinc para construir un cobijo, entre otros. Pablo detalla la importancia de contar con el Fondo de Ayuda para Emergencias, “es una liquidez, un dinero, únicamente reservado para poder responder a las emergencias en cualquier parte del mundo, y nosotros tenemos esa independencia inmediata, esa capacidad de respuesta desde el minuto uno haciendo uso de los fondos”.

 

Los equipos de emergencias, además de cubrir la atención primaria e inmediata, también trabajan en la prevención para que en el caso de que vuelva a ocurrir un desastre la población conozca el mejor modo de ponerse a salvo. Por esta razón, permanecen en la zona hasta que se restablece cierta normalidad.

 

Es un hecho que Cruz Roja actúa con la máxima celeridad cuando hay vidas en juego.